14 julio, 2009

HUASO


Noviembre, 2008

Después de un viaje de aproximadamente ocho horas y sorteando no pocos inconvenientes, hemos llegado a Huaso, un distrito pequeño que pertenece a la provincia de Julcán (La Libertad). Me siento mal por dos cosas puntuales : haber ignorado que este lugar existía y haber sido despojado de mis pertenencias durante el viaje.

Huaso forma parte de nuestra preciosa sierra liberteña y se encuentra al sur-este con respecto a la ciudad de Trujillo. Calculo que este distrito debe hallarse a más de tres mil metros sobre el nivel del mar. Se ubica a un costado de un río llamado La Vega y el camino hacia sus caseríos está adornado por bellos y olorosos eucaliptos.




Siempre me atrajeron los climas fríos y los grupos pequeños de personas. Los pobladores aquí son bastante cariñosos y el calor humano hace desaparecer cualquier vestigio invernal. La lluvia me encanta, pero este mes de noviembre la he disfrutado sólo una vez. La neblina, sin embargo, ha desplegado su manto sobre los cerros y un aire pulcro rellena mis pulmones, mientras un suave viento me acaricia el cuello y las orejas. Es una sensación parpadeante, inusual.

El primer lugar donde mis ojos se posan es una construcción de piedra a modo de fortaleza incaica enclavada cual corona en lo alto de un cerro. Un trabajo hermoso que resultó siendo una plaza de toros construida hace algunos años por los mismos pobladores, los cuales seleccionaron e hicieron coincidir grandes bloques de piedra y los unieron con cemento, dándole al coso su forma tradicionalmente circular. Si bien es sólo su parte externa la que más llama la atención, no deja de ser una belleza confundida entre las rocas y la vegetación.




Esta fotografía fue tomada una tarde muy cercana a la puesta de sol. Mi compañero de viaje y yo fuimos en busca de tunas y truchas escoltados por dos jovencitos del lugar. Caminamos, subimos y contemplamos. Allá arriba, nuestros pensamientos no son los mismos que surgen en una ciudad congestionada por el bullicioso y poluto tráfico de automóviles, ya que el cerebro se despeja completamente y nos invade una sensación de bienestar, libertad y de marcada identidad con la gente que ha pasado toda su vida aquí. En esas alturas vaporosas se sienten vivos deseos de gritar o llorar para registrar nuestra presencia o simplemente para sentir nuestro tibio vaho existencial.

Los días viernes hay mucho movimiento en el pueblo pues hay un mercadillo que se instala en una pendiente, a media cuadra de la plaza principal y justo frente a la casa del director del único centro educativo del lugar. Los cerros aparecen adornados por collares de personas que bajan de los diferentes caseríos con la finalidad de aprovechar alguna oferta o proveerse de lo necesario para toda la semana. Yo mismo, al haber sufrido el robo de mi maletín en el ómnibus, he tenido que agenciarme con algo de ropa en esta especie de feria ambulante.




Ahora que empieza a anochecer, la oscuridad va desapareciendo todo lo circundante y logra extraviar mis pensamientos. Ya no se siente el frío nebuloso. La compañía de un cigarrillo me ha hecho recordar la ciudad y he pensado que me gustaría vivir siempre aquí respirando este aire tan diferente. Me dirijo hacia la posada de la señora Gloria y aprovecho el trayecto para observar un incomparable y luminoso cielo, mientras las notas de algunas canciones que jamás pensé escuchar por aquí, salen de este lugar para fijarse para siempre en mi mente.

No estoy solo en esta aventura: algunas estrellas fugaces surcan el cielo y me he dado cuenta que nunca llegamos a obtener todo lo que deseamos. He comprendido que nuestra existencia es como este precioso cielo y las estrellas son como las personas; algunas de ellas permanecen con nosotros, otras pasan, unas cuantas se apagan y casi siempre la que más nos agrada, nos lastima brindándonos su silente oscuridad. Bueno, al menos ahora tengo este bonito recuerdo y me siento feliz por ello.

Un motor a gasolina ilumina el lugar donde me sirven algo caliente para tomar. La dueña del lugar ha puesto un video con canciones de moda. Las personas que me acompañan se sienten muy bien pues son más jóvenes. Yo solamente me limito a tomar un café y pienso en lo que haré al día siguiente. Al salir de la posada, la espesa niebla ha regresado. Me dirijo a mi cuarto intentando cortar la oscuridad con la luz de mi pequeña linterna y tarareando canciones muy distintas que en este instante acuden a mi cabeza.



18 comentarios:

Anónimo dijo...

Grata descripción, simpático motivo. Felicitaciones Señor, es claro se puede esperar mucho de sus escritos. Gracias.
(24 de marzo de 2009 / 9:51)

Anónimo dijo...

MUY BUENO!
(29 de abril de 2009 / 16:12)

Anónimo dijo...

Bs. Ts. Jorge, como estas? gracias por tu envío, con cada palabra que has plasmado me has hecho sentir y ver cosas que -lamentablemente debido a la premura de las circunstancias- no pude apreciar, pero siempre apreciaré; ya que igual que tú, viajé, viví y disfruté lugares alejadísimos en cumplimiento del deber en la institución que un día nos acogió. JOVC
(29 de abril de 2009 / 16:19)

Marco T. Del Aguila G. dijo...

Hola Jorge,
Estoy siguiendo la publicación de tus escritos y estimado amigo considero que tienes una buena pluma y vena de escritor, será que posees el don de la percepción para ver mas allá lo que los mas no percibimos, pero tu si y el feeling para poder expresarlo.
Mis felicitaciones.
Marco T.
(30 de abril de 2009 / 15:35)

Irma dijo...

Huaso!!!! ahora estamos invitados a conocer, tu pluma, ha sido una propaganda al pueblo.... pero por encima de todo, te felicito pues con mucha facilidad uno puede trasladarse al escenario... felicitaciones y da rienda suelta a ese don....
Irma
(1 de mayo de 2009 / 13:27)

Alfredo dijo...

Amigo acabo de leer tus vivencias en Huaso y la verdad es que no se podia esperar menos de tí, trasladas tus vivencias con tal claridad y sencilles que consigues que uno sienta que esta ahí disfrutando contigo lo que tu has vivido, te felicito tenemos todo un escritor en cierne.
Alfredo
(4 de mayo de 2009 / 9:59)

Guadalupe Vásquez Pando dijo...

Holas Jorgito, hoy tuve la oportunidad de leer tu blog, donde describes a la ciudad de Huaso, un pueblo muy pobre, pero de gente hospitalaria y pujante, q recuerdos!!! suerte la nuestra de haber estado en ese lugar. Al leer como describes a Huaso hiciste q me traslade por un momento a ese lugar, unico y lamentablemente desconocido por muchos, felicitaciones eh!!! sigue escribiendo lo haces muy bien, cuidate, un abrazo, tu amiga Lupe
(1 de junio de 2009 / 9:56)

Judith dijo...

Hola que tal bueno estaba revisando por imagenes en google y poniendo haver si habia una imagen del distrito de huaso y bueno me doy con la grata sopresa que la tierra de mis abuelos a sido visita por un escritor que ah publicado sis vivencias a dicho lugar ... bueno para muchos que no conocian este lugar y que bueno lejos de la ciudad de trujillo... es un distrito hermoso como dije a un principio mis abuelos vivieron ahi mi familia probiene de ese mismo lugar antes no era un distrito sino un caserio al cual era muy dificil el acecseso mucho antes los pobladores solian viajar en camiones y la carretera era por donde ahora se va a chinchinbara.
la carretera que parte de huaso ba en una subida y al dar vuelta para dejar huaso era la casa de mis abuelos(digo era porque ahora esta caida) con el esfuerzo de los hermnanos de mi mama que vinierona trujillo hace muchos años..antes del 70 se a podido construir la casa actual frente a la plaza de armas lo que la parte de atras es terreno de la familia Castro Basilio mi familia bueno para segir hablandoles de huaso tendria q pasarme escribiendo mucho rato pero bueno me siento contenta de que allan podido publicar alguna reseña del distrito de huaso y en nombre de mi abuelito Carlos Castro Reyna fallecido hace 27 años, de mi Abuelita Adelaida Bacilio Zolorzano sus 6 hijos y sus 6 nietos le estamos agradesidos.
Atte:
Judith Jacobo Castro
Familia Castro Bacicilio
(5 de julio de 2009 / 16:26)

JORGE MORENO dijo...

Gracias Juan Óscar, Marco, Irma, Alfredo, Lupe y a todos los amigos que comentaron anónimamente... Algunos caseríos de Huaso: Uningambal, La Unión, Chinchinvara, Cerro Grande, La Vega,etc... Gracias especialmente a ti Judith, por haberte tomado un tiempo para leerme, pues al hacerlo no solamente lees mi blog sino a mí como persona. Me agradó que comentes acerca de tus raíces en Huaso. Un beso y un abrazo cariñoso para ti.

Azariel dijo...

Gracias amigo por matenerte atento a mi! Bueno, he estado un poco alejado de las teclas, solo he sido un observante pasivo.

Aproposito de lo que acabo de leer... puedo decir que me encanta viajar a traves de tus relatos.

Seguire leyendo y dejando mi saludito sincero desde Chile.
Un gran abazo y apreton de manos!!!

)Azariel(

Anónimo dijo...

Jorge es la 2da. vez que leo lo que escribiste sobre Huaso, y lo volverìa a leer... Admiro tu sencibilidad, sencillez y habilidad para escribir...con qué facilidad nos transportas a tu mundo, a tu percepción... es maravilloso, y que bueno que resaltes que hay muchos lugares desconocidos, aislados, hasta podriamos decir abandonados, pero que tienen la particularidad de dar paz espiritual, algo que es difìcil obtener en las grandes ciudades... Un abrazo cariñoso y sigue deleitándonos con tu pluma.
Elsa

Anónimo dijo...

hola para mi ws una alegria que alguien se tomara la molestia de escribir acerca de mi tierra que me vio nacer y en la cual vives mis queridos padres la familia ROJAS AGIP ,EN CHINCHINVARA un centro menor de huaso .su descripcion es muy linda espero algun dia regrese por esas tierras muy olvidadas pero gente de muy noble corazon y luchadora .

violeta dijo...

que bueno jorge que visitaste chinchinvara me alegra mucha de que tu escribas hermosas cosas de nuestros pueblos un saludo ala distancia espero que escribas algo mas de chinchinvara .gracias

Joselito dijo...

Hola Jorge, mi Nombre es Joselito Robles; y me da gusto que hagas una corta descripción acerca de este alejado distrito al interior de la sierra liberteña, pues es la cuna donde nací y por donde han pasado ilustres personajes.
Con lo poco que has conocido me apena tu comentario referente a la pobreza (la cual no se puede negar) e ignorancia de su gente pero así como todo pueblo en desarrollo tiene muchas cosas que mejorar, también Huaso tiene mucho del cual nos sentimos orgullosos, como son la trayectoria de muchos de sus hijos que han salido de allá y el gran potencial turístico (arqueológico: Huasochugo; paisaje natural).
Hasta hace 2 años cuando aún era estudiante en la UNT, estuve promoviendo lo referente a turismo, cultura y educación a través de una revista y un documental, así que he recorrido todos los rincones de estos 4 distritos y me atrevo a decir que estos pueblos tienen muchas cosas mas pobreza. He recolectado bastante información la cual estuve a punto de ser colgada en una página web de julcan pero que no se concreto por motivos económicos pero que lo concretare en los próximos meses.

Cualquier comentario me escriben:
jrs@upnorte.edu.pe
jersin7@hotmail.com
Saludos

JORGE MORENO dijo...

Querido Joselito : Lo que he escrito de Huaso es nada comparado con lo que es en sí este bonito lugar. Planeo escribir una segunda parte relacionada con lo que fui a hacer allá. Agradezco tu comentario y estaré feliz de leerte cuando escribas de tu terruño. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Esta es la Pagina web de Julcan. www.julcan espero la visiten ya que estar lista en los proximos dias.

Anónimo dijo...

Esta es la Pagina web de Julcan. www.julcan espero la visiten ya que estar lista en los proximos dias.

Joselito dijo...

La web de Julcan. www.julcan.org espero la visiten ya que estar lista en los proximos dias.

Joselito Robles