28 agosto, 2009

QUERIDO, PROFESOR


Julio 21, 2001

El día de hoy quedó registrado en mi agenda como un día muy especial. Caminaba distraído por la calle Colón cuando de pronto, antes de cruzar la pista, he visto el perfil de un hombre mayor y he tenido esa extraña sensación que uno tiene cuando parece repetir un acto de una vida anterior. El hombre me ha mirado también por unos segundos y luego ha continuado observando y saludando a otras personas que por la acera pasaban en aquel momento. Es algo indescriptible lo que se siente cuando después de muchos años se vuelve a ver a alguien muy apreciado y querido. Me he detenido. He vuelto a mirar esos sublimes ojos y con el mayor respeto me he dirigido a él :

- Buenas tardes, profesor Chávarry.

Una sonrisa se ha dibujado en su rostro y de pronto lo he visto más joven. Yo soy apenas un niño de diez años intentando adaptarme al cuarto año de primaria en un nuevo colegio y estoy frente a un maestro dispuesto no sólo a brindarme lo necesario para lograrlo sino a ser un emblema viviente para tantos niños de mi edad.

Leoncio Jesús Chávarry Salaverry nació el 11 de abril de 1916 en Cajabamba (departamento de Cajamarca). Estudió en el Colegio Seminario de San Carlos y San Marcelo, donde lo imagino como un alumno totalmente dedicado, con excelente aprovechamiento y muy buena conducta. Sus estudios superiores los realizó en la Universidad Nacional de Trujillo, pero lo noble de su alma y sus sentimientos no lo aprendió en ningún centro educativo. Compartió su vida con doña Rosita Espinola Cabellos, con quien tuvo a sus cuatro hijos : César Antonio, Juan Julio, Luis Roberto y Rosa de Jesús.

- Buenas tardes - me ha respondido, ofreciéndome su mano con caballerosidad.
 


 
Ha sido una hermosa tarde. Después de las presentaciones del caso, el profesor Chávarry me ha invitado a pasar a su casa y mi memoria no ha hecho más que trasladarse a aquellas ocasiones en que mis compañeros de la Escuela 80001 de la G.U.E. José Faustino Sánchez Carrión lo visitamos, seguramente para realizar algún ensayo de actuación o para practicar coralmente alguna nueva canción. Luego, me ha presentado a su esposa y a uno de sus hijos e inmediatamente he tratado de hacerle recordar algunos sucesos de nuestra etapa juntos, sin pretender que me recuerde después de ver pasar tantas caritas durante sus años como educador.

Hemos conversado del famoso sanmartín moreno, que sacaba lo malo y metía lo bueno, aquella palmetita de jebe que sólo una vez enrojeció mis blancas manos y le he preguntado también acerca de las letras de aquellas canciones que alguna vez y con mucho tesón se encargó de grabar para siempre en nuestras mentes : Oh mi madre... De Colores... Campesino... la canción de Las Américas y aquel bello e inolvidable Himno al Seminario que él nunca olvidó y siempre llevaba en su corazón. Sería hermoso vivir nuevamente una de esas incomparables clases en mi recordado salón y teniendo al frente a este inolvidable profesor.

Como si este memorable reencuentro fuera poco, el profesor Chávarry ha parecido adivinar mi debilidad por las fotografías y ha buscado algunas de ellas para mostrármelas, joyas que ni siquiera el tiempo ha logrado dañar. Recuerdo que para quinto Año, cambié de profesor pero él siempre estuvo junto a nosotros, guíandonos y aconsejándonos, pues era como un asesor constante para todos los alumnos, hayan o no estado en su sección. Mi querido profesor fue el promotor para que todas las secciones que cursaban su último año se tomaran una fotografía como recuerdo en las escaleras del pabellón de nuestro centro educativo. Él se encargaba de contratar al fotógrafo y tenía la paciencia de confeccionar una gran cartulina con las fotos de todos los integrantes de la promoción para luego mandarla reducir y así poder entregar una copia a cada alumno. Es la única foto que tengo de él y que me siento orgulloso de compartir a través de esta página (El profesor Leoncio Chávarry Salaverry, en la fila superior, al lado izquierdo) :




Aquella tarde tuvo el buen gesto de prestarme alguna fotografías de secciones distintas a la mía para copiarlas. Cuando después de dos días regresé a devolvérselas pudimos charlar un poco más y me prometí a mí mismo regresar siempre para verlo así tan lúcido y vital como en aquella ocasión. Me apenó mucho no poder cumplir con lo que me propuse pues tuve que viajar a Lima por cuestiones laborales y viví ahí por tres años.

Era el profesor Chávarry sólo un maestro de primaria ?...  No. Él era más que eso. Enseñaba el curso de educación cívica, de arte dramático, de canto, de historia, geografía, ciencias naturales, amistad, amor, honestidad, ética y muchas materias más, prestando mucha importancia a los pequeños detalles y sin tener otro interés que el de educar y sembrar valores en cada niño.


Septiembre 2004

Estoy intentando instalarme nuevamente en Trujillo y es un poco difícil no extrañar el movimiento de una ciudad tan grande como Lima. Después de tres años he encontrado muchas cosas cambiadas y debo ponerme al día visitando y tomando contacto nuevamente con personas que no he visto hace mucho tiempo.

He cogido un grupo de diarios pasados para enterarme de algunas cosas ocurridas en mi ciudad durante mi corta ausencia. Abro uno de ellos en la página exacta y mis ojos buscan un aviso que alguien parece haber colocado ahí para llamar mi atención. Es un aviso de defunción y agradecimiento : mi querido profesor Leoncio Chávarry Salaverry, ha fallecido.

Agosto 28, 2009

Hoy día se cumple el quinto aniversario de la partida de mi querido profesor. Me tomo la libertad de representar a esos cincuenta niños que figuran en esta fotografía, algunos de ellos perdidos en el tiempo y la distancia y otros que adelantaron su viaje, para decirle que siempre habrá un lugar en el cielo para un alma noble como la suya y que ese emblema viviente pasó a ser un emblema eterno desde el preciso instante en que Jesucristo besó su frente, cogió su mano y partió con él.




______________________________________________________________________________

Algunos datos biográficos, así como el título de la canción, gracias a : Rosy Chávarry Espinola.

______________________________________________________________________________



16 comentarios:

maggie chavarry dijo...

Es muy grato saber que aun, sus alumnos lo recuerdan con tanto carino, a pesar de haber pasado tanto tiempo. Muchas gracias por recordarlo.
Cesar Antonio Chavarry Espinola junto a su esposa Maggie, y sus hijos Eunice, Obed, Y Jemima, le agradecen este gesto.

Anónimo dijo...

Gracias Don Jorge por por sus hermosas palabras hacias mi padre Don Leoncio Chavarry Salaverry. Se que el nunca sera olvidado. Me siento tan orgulloza de ser su hija. En honor a el mi hija se llama Andrea Celeste. CELESTE por su querido Seminario.
GRACIAS UNA VEZ MAS Y QUE DIOS LO BENDIGA!!

Jorge Llosa dijo...

Estimado amigo:
He leido con sumo interes la reseña que hace del profesor Leoncio Chavarry, ejemplo y orgullo para los que tuvimos la suerte de ser sus alumnos.
Dentro del programa de actividades de nuestra Promoción 1959, el día 1 de noviembre a horas 11am. realizaremos una romeria al cementerio para rendir
homenaje a nuestros compañeros y profesores. Me agradaria contar con su presencia, asi como de familiares del que fue nuestro ilustre y recordado
profesor. Gracias por las elogiosas palabras al blog del Colegio Seminario, Promocion 1959.
Un abrazo
Jorge Llosa

Elsa dijo...

Primo, de solo leer la corta reseña que haces del profesor Chávarry, siento que lo conozco de años. Te felicito por darle el honor que se merece y resaltar sus méritos, y que bueno que nos haces partícipes...

Anónimo dijo...

Soy un ex-alumno del querido Seminario de San Carlos y San Marcelo; Gary Cortez de promoción 2004!
Acabo de leer este Blog y reseña, me he sentido tan inspirado y tan lleno de alegría de saber que hay personas que mantienen vivo este homenaje y frases llenas de orgullo por aquellos maestros que trascienden la linea de tan solo ser profesores para convertirse en mentores civicos, religiosos, morales como lo fue el maestro Chavarry. Un símbolo Seminarista, como alguna vez escuche sonriente aquel sobrenombre puesto en el patio de honor mientras hacia formación: "Maestro Chavarry, la historia viviente seminarista".Y claro, obviamente que el era o es mucho más que eso. Que viva el recuerdo por siempre y se mantengan de generación en generación, de promociones en promociones su enseñanza y amor.
SALUDOS. HASTA EL PRÓXIMO REENCUENTRO POR FIESTAS CELESTES! Ya se acerca!

JORGE MORENO dijo...

Querido Gary : Es muy difícil encontrar, en la actualidad, un muchacho que piense como tú o encuentre tiempo para leer y reflexionar sobre estos temas. Supongo que debes tener unos 22 años. Gracias por leer mi blog y mi admiración, una vez más, a ese glorioso Colegio Seminarista. Te invito a revisar esta otra entrada, donde también dedico un par de líneas a mi Querido profesor. Un abrazo :
http://jorgemoreno2012.blogspot.com/2009/07/sucedio-en-abril.html

Anónimo dijo...

ESTUDIE EN LA GUE. J.F.S.C., EN LOS AÑOS SETENTA. VIVO EN LIMA HACE MAS DE 30 AÑOS, CONOCI A PROFESOR CHAVARRY UN EXCELENTE PROFESOR Y AMIGO ME APENA MUCHO SABER QUE YA NO ESTA CON NOSOTROS PERO SIEMPRE ELEVARE MIS HORACIONES POR ÈL.SALUDOS

Anónimo dijo...

ESTUDIE EN LA GUE. J.F.S.C., EN LOS AÑOS SETENTA. VIVO EN LIMA HACE MAS DE 30 AÑOS, CONOCI A PROFESOR CHAVARRY UN EXCELENTE PROFESOR Y AMIGO ME APENA MUCHO SABER QUE YA NO ESTA CON NOSOTROS PERO SIEMPRE ELEVARE MIS ORACIONES POR ÈL.SALUDOS

JORGE MORENO dijo...

Con seguridad nos conocimos en el colegio, aunque sea de vista, querido amigo. Gracias por comentar. Un abrazo.

Anónimo dijo...

ES MUY PROBABLE QUE NOS HALLAMOS CONOCIDO. EN LA RELACION QUE PRESENTAS VEO AMIGOS EN COMUN: YAMAGUCHI, YURI MEDINA, WILY VELLARREAL. SIGUE ESCRIBIENDO CON PERSEVERANCIA Y HUMILDAD Y DNETRO DE POCO TRENDREMOS UN GRAN ESCRITO, TRUJILLANO Y DE LA GUE. SUERTE AMIGO.

JORGE MORENO dijo...

Agradezco tus palabras. Me gustaría que me digas tu nombre y de qué promoción eres. Saludos.

Pedro dijo...

Mi nombre es Pedro Vigo, soy de la promociòn 1978 - 5to. "E". Un abrazo.

JORGE MORENO dijo...

Pedro Joaquín Vigo Leiva, 5to. "E", número de orden 56... Sí, amigo, tu salón estaba al lado del mío pues yo pertenecí a la sección "F". Si tienes un correo, envíamelo. Nos estamos reuniendo los domingos por motivo de las Olimpiadas de Ex-alumnos... Espero seguir en contacto. Un abrazo.

pedro vigo leiva dijo...

Estimado amigo mi correo es pedrovigo60@hotmail.com. disculpa la demora pero razones laborales me han impedido estar contigo con mayor frecuencia. saludos

París DeNoche dijo...

Este un día para mí muy feliz. Primero, tuve el orgullo de conocer al Sr. Leoncio Chavarry e manera personal. Es el único hombre que, aparte de mi padre, admiré mucho. Un caballero, gentil, amable... tantas cosas podría decir de él. Segundo, la alegría que hoy tengo es que encontré a mi amiga, mi muy muy querida Rosy Chavarry. No supe de ti y te busqué, créeme, mucho, mira que hasta llegué a este blog. Cielos! Querida, ojalá te comuniques conmigo. Nunca nunca te olvidé. Siempre me pregunté ¿dónde esta? Igual que a mi querida y bella Andreita. Mira, te dejo mi correo de gmail, silvanabh00@gmail.com. Tu amiga de toda la vida: Silvia (Silvana de Trujillo). Te quiero mucho.

Rosi Chavarry dijo...

Hoy recordando la memoria de mi padre Don Leoncio Chavarry, el vive en mi corazon. Querido padre te rindo homenaje y agradecimiento por todas tus enseñanzas que he tratado de pasarlas a mi hija Andrea Celeste quien pronto estara empezando sus clases en la Universidad.